Etiquetas

Casi a la vez que el Consell remitiera al respuesta a la pregunta que formulo la Diputada Modesta Salazar sobre la financiación de un congreso , la teneis en esta misma página, ha salido en ELPAIS la noticia sobre la sentencia del Tribunal Constitucional sobre la custodia compartida. Se trata de la sentencia sobre la cuestión de inconstitucionalidad planteada por algunos magistrados (¿serán todos hombres? no estaría de mas saberlo) acerca de la norma por la que el juez  debía sujetarse al criterio que sostenía el fiscal :”Código Civil art. 92 prevé la custodia compartida si los padres se ponen de acuerdo al divorciarse”….en caso contrario el mismo art. contempla que “el juez, a instancia de una de las partes, con informe favorable del ministerio fiscal, podrá acordar la custodia compartida fundamentándola en que solo de esta manera, se protege adecuadamente el interés del menor”…la STC anula la palabra “favorable” para que el juez disponga según criterio. Habrá que ver la sentencia al completo y los cuatro votos particulares que la acompañan para entender la sentencia.
De nuevo podemos estar ante un caso de exceso de “imparcialidad” de los aplicadores de la ley que pueden no tener en cuenta y, por lo tanto, no apreciar los antecedentes familiares. Sería interesante que comprobaran el ejercicio real de la custodia compartida todos los años de vida de las criaturas en cuestión y lo que ha significado en sus vidas este real ejercicio.
El caso “Kramer contra Kramer” algo lejana en el tiempo,  es una muestra de lo que significa para la vida de una persona, en este caso es el padre por imposición  y sabemos más de la experiencia más habitual del caso contrario, el real ejercicio de la custodia  de uno de los progenitores (casi siempre la madre) en solitario para su integración real en sociedad. Y que conste que no tengo nada, más bien al contrario, de la custodia compartida. Eso sí, desde el día 0.
Julia Sevilla Merino
Profesora Honoraria de la Universitat de València
Anuncios